Y se muestran sorprendidos

Escribe Adriana Violaz

Se muestran sorprendidos, Franco y los altos funcionarios, los medios de comunicación….todos se muestran sorprendidos.¿ De qué se muestran sorprendidos, me pregunto? Acaso no saben que ésta es la misma policía que torturó en la época del ” Proceso”? ¿No recuerdan quizá que esta es la misma policía que tiene más de 22 muertos en circunstancias parecidas en la provincia.? Se olvidaron probablemente que esta policía es la que reprimió en el 2000 y que volvió a reprimir docentes y otros trabajadores en el 2014? ¿ Tan mala memoria tienen que no recuerdan que esta es la policía que golpea a adolescentes todos los fines de semana, que mató a Pedro en Montecarlo, que da las muertes de Héctor Ortigoza (23) César Rivero Morínigo (47) y Ricardo Miguel García (37), cuyas muertes fueron informadas como suicidios en celdas por la policía de la provincia en el año 2010 y se suman a la de Dario Franco —el 24 de julio— y a la de una persona no identificada, fallecida en la comisaria de Bernardo de Irigoyen. Hugo Miguel Wasyluk (38) resultó muerto también por una golpiza policial. Iniciado el 2012, la Policía de Misiones preparó su raid delictivo de violencia institucional, con un hecho que terminó en la muerte de un joven de la localidad de Corpus. Andrés Vargas fue detenido el 4 de enero, golpeado por la policía y arrojado desde un móvil que se encontraba en marcha. Tenía 21 años, agonizó durante 9 días en el hospital Madariaga. Seis muertes hubo durante 2013 con un idéntico común denominador: la policía sospechada como victimaria. En febrero, la ex docente Carmen Rosa (47), fue encontrada muerta en un descampado de la localidad de Garupá. Tras la autopsia, se reconoció que tuvo explosión de vejiga, rotura de vesícula, fractura de tabique y hematomas. Hubo una serie de testimonios que afirman haberla visto en un patrullero horas antes de ser hallada muerta. Siguen imputados a la causa judicial, acusados de “abandono de persona seguido de muerte, e incumplimiento de los deberes de funcionario público”, el policía Aldo Daniel Villalba y el sargento Luis Albino Rotela. El 6 de mayo de 2013, Pablo Cardozo, de 63 años de edad, fue demorado por estar durmiendo ebrio en la calle, y encerrado en la UR V de Puerto Iguazú. Lo devolvieron a la familia al día siguiente, sin hacerle ninguna revisación médica, pero al notar hematomas y tras quejas del sexagenario, los familiares lo llevaron al SAMIC de Iguazú, donde se detectaron fracturas en la cabeza y se lo derivó de urgencia a Posadas. Estuvo en coma con fractura de cráneo 2 meses y 20 días, hasta que a mediados de julio, no resistió las lesiones y falleció. Al ser detenido, ese lunes de mayo a las 19.30, no se registró su ingreso en el libro de guardia. Están denunciados tres policías, cuyos apellidos son Alarcón, Sayas y Rodríguez. El 27 de junio de 2013, la Fiscalía de Instrucción 3 de Posadas, ordenó la detención de un oficial y dos suboficiales de la comisaría seccional Decimoprimera, acusados de golpear salvajemente a dos detenidos en esa dependencia policial. El médico judicial constató las lesiones sufridas por los denunciantes. Trascendió que el oficial detenido en su puesto de trabajo, ya había sido acusado por una golpiza a un recluso de una comisaría de Apóstoles a fines de 2012, lo que evidencia que la política de “traslados”, lejos de resolver la problemática de la violencia institucional, lo único que hace es diseminarla a otros distritos y poblaciones. El 15 de septiembre de 2013, en la ciudad de Jardín América, dos motociclistas, de 20 y 21 años, murieron como consecuencia del accionar de efectivos que se encontraban realizando operativos viales. Por el hecho, la justicia ordenó la detención de un integrante de la División Tránsito de la UR IX, de esa localidad. “Si bien el informe policial mencionaba los hechos como simples accidentes, otros jóvenes habrían visto a los uniformados golpear en la cabeza a uno de los motociclistas porque no quiso detener la marcha y evitar así, una multa por no llevar puesto el casco” refiere un artículo del diario El Territorio. El 5 de octubre de 2013, Ricardo Sosa, de 28 años, fue detenido en la comisaria decimotercera de Posadas, según la policía, “por estado de ebriedad y disturbios en un local bailable”. Un hora después, fue reportado muerto, según el parte policial “por suicidio”. Sin embargo la familia denunció a los policías por las marcas en el cuello que presentaba el cadáver. Apenas, fueron sumariados cinco policías. La familia realiza marchas exigiendo el esclarecimiento real del caso, convencida de que se trató de un asesinato policial. También en 2010 fueron denunciados casos de golpizas severas contra menores de edad, como el caso de dos adolescentes de 14 y 15 años, que fueron detenidos y acusados de un robo callejero cuando volvían de un cumpleaños, en Posadas en junio de 2010? ¿ Por qué se asustan y se sorprenden si esto ocurre en la formación de sus propios cadetes?¿Por qué se muestran con estupefacción si lo saben e intentan borrarlo cada vez que ocurre un hecho similar y los familiares de estas víctimas logran que algún medio los tome en serio y difunda sus dramas? ESTUPEFACTOS Y SORPRENDIDOS ESTAMOS LOS CIUDADANOS ANTE TANTA IMPUNIDAD.

One Response to Y se muestran sorprendidos

  1. Norberto Witzke

    SIN PALABRAS, UNA MAS Y VAN… Algunos funcionarios, mas precisamente una concejal dice que seguirá siendo hasta diciembre representante en ese Poder por el partido y por la gente que la eligiÓ pero paralelamente está haciendo campaña para el partido oficialista junto al candidato a vice intendente por el Frente Renovador a nivel local. ¿será que tal incoherencia es “renovarse”, o es tan caradura, o sufre de personalidad múltiple?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 

 
 
previous next
X